domingo, 24 de febrero de 2008

Motivación


Muchas veces he comentado que Pablito es un niño que trabaja mejor si está motivado. Esto tiene sus pros y contras. Lo bueno, que se motiva con casi todo siempre y cuando haya novedades. Y ayer las había, por lo que se puso las pilas y trabajó de lo lindo.

Salimos temprano para Serra (¡otra vez!) y estábamos descargando el kart pasados unos minutos las 11 de la mañana. En ese momento Pablo se llevó la primera sorpresa, descargábamos el kart con su nuevo motor IAME 64, el nuevo motor con el que correrá esta temporada el campeonato gallego. Pablo no paraba de examinarlo con la vista y empezó la retahíla de preguntas a José Manuel… en su línea habitual para conocer y tener todo bajo el mayor control posible. Que si el tubo de escape es largo, que el botón de arranque está puesto de tal forma, las ruedas son de una marca nueva o de que color es la iluminación del mychron.

Con tantas novedades Pablo salió a la pista concentrado a rodar el motor, acatando claramente las órdenes de José Manuel. El objetivo, dar vueltas y más vueltas para probar el motor y hacerse a las reacciones del mismo y de los nuevos neumáticos. Se puso a ello y vuelta tras vuelta nos empezamos a acostumbrar al nuevo sonido (más bonito sin duda que el del Comer). No sólo Pablito agradece el nuevo motor y el arranque por botón, tanto José Manuel, como Camariñas, como cualquier otro ayudante, mecánico, padre o comisario agradecen en nombre de su lumbago tan importante avance mecánico. Sobre todo nos dimos cuenta cuando, después de dejarlo enfriar un rato, Pablito iba a salir a pista y el kart no arrancaba, Pablo y José Manuel insistían una y otra vez pero no hubo forma. Estaba ahogado… pero sólo de pensar la cantidad de veces que hubiésemos tirado del cordel del Comer creo que ya mereció la pena la inversión. Lo que nos hemos gastado en el motor nos lo ahorraremos en Myolastan e Ibuprofeno.

Disfrutamos de una espléndida mañana de mayo en pleno febrero gallego. El sol llegó a calentar lo suficiente para estar en camiseta de manga corta y el hecho de estar solos por la mañana hizo que aprovechásemos la pista como pocas veces lo hemos conseguido. Antes de salir para despacharnos unos chipirones a la plancha, ya míticos, con unas milanesas que los niños disfrutaron ampliamente mientras veían Los Simpson, Pablito se metió entre pecho y espalda 74 vueltas al Ayrton Senna de Outes. Un jabato, la ilusión podía con él y rodó y rodó.

En la comida José Manuel y yo aprovechamos, como siempre, para charlar sobre la actualidad del automovilismo gallego, del Campeonato de Karting, de los rallyes, de anécdotas de autocross y, como no, del presente y del futuro tanto deportivo como del político, de radiante actualidad. Pablo y Sergio, lo dicho, a comer y Los Simpson. Se notó el trabajo de Pablo en que comió sin rechistar, como no, pidió un poco de sal, y en cantidad.

La tarde se ponía gris y la temperatura bajó lo suficiente como para interrumpir la sobremesa y salir disparado para el campamento de Miniche. Allí estaban Alex, currando como siempre, y Aaron limpiando su moto, también como siempre. En el circuito nos encontramos cada vez con más material peculiar, desde la cabina de un avión hasta una lancha fueraborda, pasando por el tractor y el R5 “patas arriba” en un lance con Aaron al volante. El caso es que quería poner el coche en dos ruedas en el circuito y fue todo bien hasta que también intentó tomar la curva del taller, en bajada, en dos ruedas… ahí acabó el espectáculo. ¡Qué pena perdérselo!

Había una novedad de la que Pablo, con la emoción, no se había dado cuenta (y nuestro lumbago sí, por lo que no tiraré la inversión en relajantes musculares): el nuevo kart, con motor, piloto y complementos pesa 105 kg. Pablo acusó el cansancio en las primeras tandas y tuvo que parar ya que no podía con la dirección en las curvas a izquierdas (la mayoría y más comprometidas de Serra). José Manuel le hizo su reglaje correspondiente y todo pasó a funcionar mucho mejor hasta que hizo acto de presencia la lluvia. Ahí decidimos tomar una coca – cola invitados por Ramón, padre de los Senlle (Rafa y Ramón), y disfrutar del otro espectáculo de Serra: los karts de alquiler en mojado. ¡Menudo show! Derrapadas incontroladas, cruzadas eternas, paseos por el césped, … si hubiésemos tenido una cámara de video Youtube tendría un nuevo record de visitas.

Terminado el show decidimos subir hasta Santa Comba, después de despedirnos de Pacheco e Isma que se acercaron también hasta allí para rodar. En Santa Comba Pablito lo gozó: gracias al comportamiento del motor y como deslizaban los neumáticos, se hartó de dar vueltas y vueltas al indoor de Hobby Kart. Hasta rodó en pista con los de alquiler (Iban Sergio, Ramón y Rafa) pero la anécdota del día y que mejor refleja su estado de ánimo fue cuando estábamos en la cafetería del indoor hablando y llega él y dice: “me voy a dar unas vueltas en el kart, pero tú no bajes, ¿eh?” Emoción y motivación. Para el padre y para el hijo.

Serra siempre merece la pena. Sin duda.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

VEMONOS EN A PASTORIZA

patineteteam dijo...

anónimo, quién eres?

Lo digo ya que si nos vemos, saludarte!

Anónimo dijo...

QUIEN VOY A SER LA ALEGRIA DE LA HUERTA!!!

P.D. TENGO MUCHA FACILIDAD PARA HABLAR, ME VEN COMO TEAM MANAGER O COMO ABOGADO

QUIEN SOY????

patineteteam dijo...

Mmmmm, ¿la alegría de la huerta?

Facilidad para hablar...mmmmmm...

¿Quién demonios eres?

Lopo dijo...

Alégrome de que Pablo siga atopando motivación entreno a entreno.

¡Lume pequecho!

pablo t.a. dijo...

visita 10.000!!

un honor haberla sido!!

un abrazo!

patineteteam dijo...

PTA... me alegro de que hayas sido tu, la verdad. Yo he sido la 10.001!!! Jajajaja, ¿quién nos lo habrá dicho hace 10 meses?

Anónimo dijo...

POR CIERTO SI NO SABES QUIEN SOY PREGUNTALE A MINICHI POR UN PILOTO ABOGADO Y SI EL NO SABE KIEN SOY TE DOY MI NOMBREEEEE