lunes, 28 de julio de 2008

Merece la pena


Nos dio mucha tristeza dejar a Nico en casa el sábado por la mañana cuando nos fuimos a entrenar a Forcarei. De los cuatro es sin duda el que más lo vive, con diferencia. Está todo el día pensando en los karts, se baña con unos de juguete y se monta su particular “campeonato de España Padis Dakál”, o como cuando se fue al baño, se desvistió por completo y se puso en el wáter leyendo la Crono Motor todo interesante. Es un figura.

En A Magdalena nos encontramos un día muy agradable, con una temperatura envidiable que nos facilitó mucho el día. Allí quedamos con los Senlle, los Aballe y, cómo no, José Manuel con Sergio y su nuevo look. Da gusto pasar el día en tan buen ambiente, siempre con las anécdotas divertidas de Ramón, el cariño de José Luis y el buen hacer y la coherencia de José Manuel.

La verdad es que fue de los días de entrenamientos más agradables que me he hecho, y eso que el día empezó fatal. Viniendo en el coche, Pablito me dijo que al acabar la temporada dejaba el karting, que no le merecía la pena todo el esfuerzo, los madrugones, los viajes paliza, total… Tuve un sentimiento encontrado en el viaje. Me apené por pensar en dejar este mundo, por los buenos momentos que pasamos (como el de este sábado), por la gente que conoces (la buena gente, no por la que dice que no lee este blog…), por las experiencias y por las vivencias. Sin embargo estaba yo contento por la decisión de Pablo, porque creo que él necesita quitarse una presión de encima que no necesita y que factores externos le han metido en su mochila injustamente, porque para nosotros (aunque haya gente que no se lo crea) es un esfuerzo personal, familiar y económico enorme, porque sufrimos, su madre y yo, cada vez que se sube en el kart, por … muchos motivos. Con ese sentimiento aterrizamos en Soutelo de Montes.

Había varios equipos por allí entrenando, el Demo Racing (¡como me gusta el trabajo que hace este equipo con sus pilotos a todos los niveles!) con Giorgio, Adrián y Manuel Pérez. Estaba Pablito López con su papá, ¡como me gusta este niño y la forma de ver la vida y las carreras del padre! Llegó Brais con su padre y el Spirit con el que corren el Campeonato Portugués, había un ICC, un algo que no sé lo que era, Adrián con su papá y por la tarde llegaron Javi y Oliver. Tuve uno de esos momentos que te das cuenta que todavía hay gente en este deporte que merece la pena cuando salí por el circuito a hacer unas fotos y me encontré al papá de Manuel Pérez (¡qué forma de trabajar la de este piloto!), con el que hablamos del karting, de las cosas buenas y malas, del futuro y del esfuerzo. Me gustó, sí señor.

Pablo terminó entrenando a gusto, después de un comienzo un poco dubitativo, llegando a rodar en unos tiempos interesantes por la tarde, después de comer, cuando él se encontró más a gusto. Hubo un momento que no había forma de bajarlo del kart, cuando dijo que era su última tanda y que no quería andar más, dio más de 20 vueltas seguidas al circuito. Al final, como comentábamos merendando, los niños dieron un montón de vueltas y trabajaron mucho y a gusto.

Volviendo para casa, con cierta rapidez pues Nico se había vuelto a hacer una brecha y estaba con Susana en el Materno, después de tomar un café en el pueblo para seguir debatiendo de la vida, de las carreras, de nuestras cosas, Pablito (volvió a salir de él) me dijo que seguramente no lo dejaría, que tomaría él la decisión a final de temporada, pero que se lo había pasado muy bien.


Yo, tan contento, a la ida o a la vuelta.

3 comentarios:

jta dijo...

estoy seguro de qe si qe merece la pena!!solo hay qe veros!

Anónimo dijo...

pablito que sepas que tu y tu equipo estais megorando mucho

abogado......... dijo...

cuanto tienpo sin entrar!!!!!!!!!!! ya me funcionA INternet ajajajç


disfrutar del verano familia!!!!!!!!!