lunes, 21 de julio de 2008

Verano

El sábado decidimos pasar el día en la playa junto con Belén y Moncho. La verdad es que nos vemos poco con ellos, pero cada momento, cada comentario, cada reflexión, merece la pena. Es de esa gente que te escucha cuando les hablas, te comprenden y siempre construyen con sus comentarios. Por desgracia nos tuvimos que ir pronto a casa ya que se casaban Azucena y Victor (¡¡¡congratulations!!!) y teníamos que prepararnos para la fiesta. El calor era tremendo, pero mereció la pena. Por desgracia, nos tuvimos que ir pronto (¡a las 2 de la mañana!) para casa pues el madrugón era importante, Sanxenxo nos esperaba con una nueva carrera en Paris Dakart con motivo del Open de Verano.


Nos estábamos subiendo al coche a las 7,30 de la mañana, Pablito estaba destrozado, cansadísimo. Últimamente su madre y yo notamos un exceso de ansiedad en él, está saturado, quiere hacer mil cosas y no da abasto. A Nico lo bajé hasta el coche sin despertar, con la intención de que siguiese durmiendo en el coche. En cuanto lo senté en su silla, abrió los ojos, se incorporó y exclamó: “hoy vamos a Padís Daká”. A veces dudo de cómo vive Pablo toda esta aventura, no exterioriza, no se alegra, pero es su pasión y nos lo demuestra cuando le hacemos “preguntas trampa”, pero del que no dudamos que lo vive y disfruta como nadie, ni tan siquiera como nosotros mismos, es Nico.

Es una pena que el circuito de Sanxenxo tenga esas protecciones para las competiciones (para los de alquiler es completamente indispensable), porque por el resto es un circuito muy agradable y cómodo, sobre todo para los que vamos con familia. Allí pueden desayunar, estar a cubierto si llueve, cuartos de baño, etc.

Por lo que respecta a las carreras, Pablito corrió más con la cabeza que de otra forma, siendo una carrera en verano, fuera del Campeonato gallego, fue a intentar pasárselo bien, pero el hecho de correr con los cadetes, no le hizo ninguna ilusión. Al final entrenó, corrió un par de mangas y disfrutó con sus amigos. Hasta los Senlle se acercaron hasta París Dakart a ver las carreras de karting y daba gusto verlos disfrutar con las evoluciones de Sergio, de Pablo y de Borja.



Dentro de nada tendremos la carrera de A Magdalena y después descansaremos unos días, que buena falta nos hace a todos. Iremos a entrenar antes de esta carrera y promete ser un día divertido de los de verdad, ¡seguro!

1 comentario:

blog-alv06 dijo...

Hasta en verano... No hay descanso por lo que parece. De todas formas si es cierto que después de A Magdalena habrá descanso, os vendrá bien.

El jueves estuve en el circuito de karting indoor que está cerca de La Grela, la verdad es que no me gustó demasiado y tampoco me pareció extremadamente seguro (con lo cual no me subí).

Espero que el día 3, que esta vez si, podré ver a Pablito, me quede con mejor sabor de boca.

Un abrazo!