miércoles, 22 de octubre de 2008

Patineteteam


José Antonio es de esas personas, parece que pasa con todos los de Santa Comba, que te apetece estar con él. Sensato en sus apreciaciones, amigo de los que aprecia y con un sentido del humor que ya lo quisiera yo para mi. Siempre está de buen humor, dándole la vuelta al comentario para reírnos un rato y aliviar las posibles tensiones. Sin embargo hay algo por lo que sobresale por encima de todo: por su responsabilidad. Sergio encontró en él su “partner” ideal, su compañero, su confidente. Sergio sabe que teniendo a José Antonio a su lado, trabaja muy a gusto. Eso sí, todavía va por el capítulo 1 del Manual del Buen Mecánico. Yo ni tan siquiera he encontrado el manual, todo sea dicho de paso. Ahora sí, pesando el kart no le gana nadie. Es un fenómeno, con el kart y con su forma de ser. Otro más que da gusto.


El domingo se le entregó a la familia Filgueira un ramo de flores por parte de la FGA y la CGK. La verdad es que yo no era demasiado partidario de entregárselo, pero también es cierto que el momento fue muy emotivo y esos 3 jabatos de la vida los aceptaron de buen grado, demostrándonos a todos que también son humanos. Además, los recibieron donde tocaba, en el podium de Serra, del Ayrton Senna de Outes.

Nosotros pasamos un fin de semana divertido de verdad, de los que hacen que sigas yendo a estas aventuras del karting. Después de un sábado nefasto, nos fuimos a Casa do Zuleiro a descansar. La casa rural te quita el hipo, preciosa y confortable, con un alojamiento excepcional y un desayuno impresionante. El apartamento en el que descansamos es lo más bonito que hemos visto. Además, José Manuel y Lucinda nos acogieron con todo el cariño, el mismo cariño que nos brinda la gente de Serra cada vez que estamos por allí. La cena en Casa Amanda fue otra cosa. Me dicen que la carne a la piedra estaba buena, no tanto como la de Areal, pero rica. Ahora, la atención… ¡para llevarlos al juzgado! La próxima vez cenaremos en la Casa, que en el desayuno he visto que tiene un premio de restauración de la despensa tradicional gallega…. y eso hay que probarlo.


El domingo fue otra cosa. Además de disfrutar de unas carreras muy interesantes en todas las categorías, nosotros en particular nos lo pasamos estupendamente. Preparamos una intendencia extraordinaria: 3 paellas, grifo de cerveza, postres variados, unos mejillones en escabeche caseros que hizo mi suegra sensacionales (no sólo lo digo yo…), etc. Hasta nos trajimos un paellador valenciano para la ocasión (gracias Monchiño) que casi acaba en urgencias por la quemadura de la mano, y es que está acostumbrado a cocinar en recintos más profesionales. Allí nos dimos cita con nuestros amigos, que parece que son bastantes. Se acercaron, como no, los Kopites rescatando a algún viejo conocido como Fredy y su primo (al cual he de reconocer que no le oí hablar en todo el rato, pues se puso morado de paella). Los Senlle y Rosa nos deleitaron con unos postres exquisitos, sobre todo esa tarta de galleta de chocolate y el bizcocho… ¡¡¡ummmmm!!! Pero si alguien tiene mérito es Susi: no sólo es madre sufridora, pues fue capaz de ver todas las carreras en las que participábamos, sino que atendió a las paellas como gran cocinera que es. Y por encima de eso, estuvo siempre pendiente de (ú)Nico, el crack.


Cuando ya habíamos recogido todo, después de unos cafés y de horas de charla con todo el mundo que se acercó a la carpa e interminables anécdotas, tocó recoger para terminar el fin de semana. Pero como Serra es mágico, aún nos deparó un momento estelar: se gestó una carrera de karts de alquiler en el que los pilotos fueron Aarón, Alejo, Miniche, Seijo y Pacheco. La carrera no tuvo desperdicio, se picaron hasta en la salida, con golpes sin compasión, Alejo empujando al padre durante toda la recta, Miniche haciéndole un interior a Seijo sin compasión, Pacheco atajando para no quedar descolgado y todos los que allí estábamos, divirtiéndonos como nunca.

Hay veces que tienes desengaños casi amorosos. Conoces gente que te parece buena gente, que los valoras por sus actos, por sus formas y por sus comentarios. Consideras que es buena gente, que sí, que por más que te digan tus amigos que no, tú sigues pensando que sí, que merecen la pena. Después llega un día que las cosas no les salen como ellos piensan y encuentran una disculpa perfecta para mostrar toda su frustración, culpando a inocentes, a gente, a personas que todo el mundo se permite juzgar sin valorar más allá de lo que su vista de ciego le permite. Se escudan en valoraciones de ajenos y se dejan engañar escuchando lo que quieren oir con tal de apaciguar su frustración. Lo peor es que de repente, invadidos no sé porqué demonio, pierden toda la educación de la que habían hecho gala, y esa franqueza tan fácil de sacar a relucir cuando se trata de alabar al prójimo la pierden cuando se trata de acusar injustificadamente. En ese momento pierden todos los valores y franqueza. Después, te llega tú amigo, ese que siempre está cuando lo necesitas, que te critica en la cara cuando ve que no tienes razón y que te reconoce la verdad cuando la ve, y te dice esa expresión que se te clava en el corazón a fuego: “¿Ves cómo tenía razón?” Y tú pones cara de resignación, le das la razón a tú amigo pero piensas… “no, no puede ser así, me niego, yo creo a la persona que conocí”. Espero que todo sea un malentendido y se recapacite. Me niego a pensar lo contrario.


Disputamos la carrera de Serra, esa por la que llevábamos tanto tiempo suspirando. Correr en Serra para el equipo es algo especial, tanto que hasta a Pablo le ha terminado por gustar. Serra es muy complicado y hay que conocer cada bache, cada milímetro de la pista, cada alternativa. No basta con llegar, entrenar un día y que te digan aquello de por aquí, por allá y listo. En Serra los límites los tienes que encontrar tú, no alguien que te diga por donde están. En Serra, me dijeron hace tiempo, “quien no bate es que no va rápido”. Tienes que dar mil vueltas para encontrar esa décima que te diferencia, esa décima que está en no hacer derrapar el coche en la izquierda del fondo y acelerar hasta el final, sin levantar, sin miedo. El miedo se tiene cuando no te atreves a hacer algo, no cuando algo o alguien premeditadamente te quiere hacer daño. Esto es respeto y prudencia. Serra es diferente y no te permite ni un error, ni una equivocación, ni una mala elección, ni una mala decisión.

5 comentarios:

Lopo dijo...

Unha vez vin neste blog que "serra es serra", e pensei que era unha esaxeración.

Segundo fun coñecendo os Patinentes funme dando conta de que nunca esaxeran.

É máis, despois de ver o fin de semana pasado as carreiras "Serra éche moita Serra"!


Parabéns ó HKC4 polos resultados e, sobre todo, por telo pasado tan ben.

Agardo poder compartir convosco moitas máis "paellas con base derretida y crocantti de mano" como a deste fin de semana.

Graciñas!

PIKACHU dijo...

Hola,soy Jose Manuel,el padre de Jose Pikachu(una familia que se divirtio en este nuestro campeonato en el 2006 a pesar de quedar en la ultima posicion en el 90% de las pruebas).Perdona el atrevimiento de escribir en algo tan personal como es este diario,pero me gustaria empezar a dejar mi huella,porque si Dios quiere el año que viene volveremos al Campeonato Mundial Gallego y espero tener el placer y la fortuna de llegar a conoceros en persona.Creo que tenemos bastantes puntos en comun(cada uno a su manera)y si no me equivoco,seguro que llegaremos a ser buenos conocidos e incluso amigos.Felicidades por la pagina,por la forma de entender este deporte,las carreras,por tu familia,(yo tengo 3 crios,Jose de 12 años y Alberto y Luis de 18 meses).Felicidades tambien por haber tenido la fortuna de conocer a la peña de HK,con Jose Manuel al frente,que es con el que mantengo mas contacto(no mucho pero siempre he recibido sabios consejos y sensatez cuando a el me he dirijido).En fin,que la proxima vez que te vea(perdon por el tuteo pero se que los dos somos jovenes de espiritu)me voy a acercar y,eso leches,que te voy a saludar y a presentarme.
Lo dicho...sin conoceros en persona y como se puede tener un cierto cariño a alguien.
Saludos.
joseoespanol@terra.es

Patineteteam dijo...

Lopo, lo has visto en tu propia piel... Serra es Serra. Para mi es de los circuitos donde se hacen grandes los pilotos.

Respecto a lo de pasarlo bien, pues por eso te hemos invitado, ¡para que hagas de notario! Si el domingo nos tenían que sacar de allí con agua hirviendo.


Querido José Manuel - Pikachu: tengo noticias tuyas por conocidos comunes y por fotos que tengo tuyas. No hay nada que me pueda gustar más que la gente escriba en el blog, siempre y cuando sea para mostrar el buen rollo que se puede llegar a tener. Estoy convencido que tenemos, como tu dices, muchos puntos en común. Espero poder compartirlos pronto.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola patinetes, ya echaba en falta algún comentario, foto o constancia alguna, de la celebración gastronómica que siguió a la carrera del domingo pasado y a la que agradecemos el haber sido invitados.

Los mejillones increíbles, la variedad de arroces exquisitas y los postres....deliciosos, pero el "detallazo" fue el escanciador de sidra automático, ya tenemos al ingieniero jefe trabajando en un proyecto que consiga por lo menos, igualar las prestaciones del aparato.

Felicidades por los resultados obtenidos y hasta pronto.

dcr dijo...

Este es mi pablito otra vez .dicen los entendidos que un hecho vale mas que mil palabras y lo que paso en serra no hay palabras que lo pueden describir eso si viendo los hechos uno extraño se puede llegar a creer que en serra se corrio el campeonanto del mundo mundial pues si no no se entienden los hechos que alli pasaron .
con tu permiso pablo quiero mandarle un mensaje a jose luis pues lo vi muy echo polvo y no se lo merece pues es de esa gente que siempre nos gustaria tener al lado y lo mismo a su mujer pues ella tambien lo paso muy mal un abrazo y nos vemos en el campeonato del mundo mundial gallego