domingo, 9 de marzo de 2008

El cocido



Nos fuimos a Santa Comba después de meternos entre pecho y espalda un cocido como Dios manda que teníamos pendiente desde carnaval. Carne, garbanzos, lacón, grelos, cachelos, sopa de primero y orejas con filloas recién hechas fue el menu. Mi cuñado Jacobo se metió un envite de más de media docena de filloas rellenas de crema, más sus dos orejas y de “re-comida” unos pastelitos que trajeron “por si no llegaba”.

Esto hizo que llegásemos tarde a Santa Comba, al menos más tarde de lo habitual, a eso de las 6 de la tarde. Con tal motivo nos cruzamos a José Manuel por la carretera que se iba para casa con Fabián ya dormido. Una pena porque Nico y él lo hubiesen pasado bien, pero la falta de comunicación y nuestra habitual puntualidad de las 4 de la tarde hizo que no estuviésemos juntos. Llegamos a Hobby Kart y Camariñas nos estaba preparando el kart de Pablo para que se diese unas vueltas y se siga acostumbrando al nuevo motor. Allí estaba también Sergio que se iba a la nieve por la noche (¡que envidia!) y apareció el bueno de Javier Figueiredo (eso sí, sin las niñas).


Nico se empeñó en que subiésemos en los karts y me tuvo de chofer un par de veces, momento que aprovechó Javier para sacarnos unas fotos. En la primera tanda anduvimos en pista con Pablo en su kart. Cada vez que nos adelantaba, me quedaba más impresionado de cómo van estos enanos, según nos rebasaba cogía la trazada correcta una vez más, y así una y otra vez. Me gustó mucho verlo desde dentro, pero lo que más me gustó es ver como disfrutaba yendo a derrapar, a buscarle el límite a la frenada, pasándose una y otra vez porque buscaba hasta donde podía llegar. Hasta Camariñas me comentaba que nunca lo había visto entrar en la derecha después de recta tan fuerte, y es que ayer fue rápido de verdad. Sería porque vino su primo Jacobo, el cual se subió también en los de alquiler, y le apetecía demostrar o porque realmente ha encontrado su rol, el de pasárselo bien.

Antes de irnos y con Susi en el coche desesperada en pleno proceso de desintoxicación tabaquil (¡olé, olé y olé!, que mérito tienes), esperando durante tres cuartos de hora con 4 bestias (Nico, Jaco, Pablo y Sergio) estuve charlando otra vez con Javier. Estuvo divertido ya que hablamos de cómo está el Campeonato, de que pilotos nos gustaban, de expectativas, de anécdotas, de crónicas, webs y otras cosas.


En definitiva, un típico día en Hobby Kart, Santa Comba, no por ello nos acostumbraremos, sino que una vez más nos lo hemos pasado muy bien (esto último redactado directamente, al dictado, por Pablito), es más, ¡genial!

La próxima semana tendremos la carrera del Autocross de Santa Comba y allí estaremos, divirtiéndonos una vez más. Pero más nos divertiremos si por fin tenemos nuestros chasis nuevos. ¡Ahí sí que nos lo pasaremos bien! Como hoy.

2 comentarios:

pta dijo...

menuda espantada dio hoy un tio mio para no darme un movil qe supuestamente tenia en el coche!!

recalco lo de SUPUESTAMENTE!


tengo ganas de esa carrera enormes!!

un abrazo!!!

patineteteam dijo...

El móvil está esperando en el coche, pero el coche estaba en casa, que fui en el de la tia Susana.

A Outeiro hemos de ir...

Por cierto, si el próximo sábado no haceis nada, os invito a ver el Autocross de Santa Comba.... ¡puro espectáculo!