jueves, 6 de septiembre de 2007

¡Joé que caló!


Este fin de semana toca lo de verdad, el ir a correr el Campeonato Gallego, competición pura, un poco devaluada por la escasa participación, pero con todos los ingredientes para que la adrenalina y las pulsaciones suban hasta las más altas cotas que nos permita nuestro cuerpo. Nos vamos a Mosteiro, provincia de Pontevedra, donde las predicciones dan sol, sol y sol. Se prevé que habrá más de 30º, con lo cual, por lo menos el asfalto y yo estaremos derretidos. Ha llegado el verano por el que mucha gente lleva suspirando dos meses y ahora como que ya no apetece. Ahora apetece terminar el Campeonato de una forma digna, pero sobre todo a nosotros nos apetece competir ya que el verano se ha hecho un poco largo y esto ha hecho que tengamos un bajón en las ganas. Pablito creo que está un pelín desenchufado, pero seguro que se pondrá las pilas. Entre José Manuel y Camariñas lo pondrán a andar, que de eso se trata. A lo mejor, como en la carrera de abril, el sábado viene José Antonio.

No sé si es por el calor que hace o por la nostalgia, pero echo de menos esos viajes de principios de año, cuando íbamos por los distintos circuitos (Mosteiro, Viana y Serra, además de Santa Comba) empezando a introducirnos en este bonito mundo de la competición en karts. Hemos conocido a mucha gente interesante con la que merece la pena compartir estos momentos de nuestra vida, momentos que dentro de unos años recordaremos con el mismo cariño con el que yo ahora recuerdo cuando hace un año iba por primera vez a Hobby Kart con el primer kart de Pablito sin saber muy bien ni tan siquiera donde quedaba Santa Comba. Ahora que conocemos a los Javi Suárez, Paula, Otto, Roberto, Diogo, Borja y demás alevines; que compartimos momentos con Sergio, Javi Cobián, Pancho, los simpáticos Caride y el resto de “mayores”; que conocemos Serra de Outes, A Pastoriza, Meis y Ourense; que me acuerdo de esas tardes de invierno en el indoor viendo dar vueltas y vueltas a Pablo, que los pies cuando regresaba a Coruña ni los sentía; que aprendemos día a día, que sufrimos en cada entrenamiento, en cada adelantamiento, en cada curva; ahora hago balance de este año en este mundo, de este medio año de competición y me encanta haber aterrizado en esta pista.

Este fin de semana es como una vuelta a los orígenes. Aquí dio su primera vuelta a un circuito exterior (me acuerdo cuando lo vi salir la primera vez a la pista con todos aquellos seniors e ICC´s… que incauto fui) y aquí hizo su primera carrera, carrera que nos hizo ver la realidad de la competición. Pablito rodaba habitualmente en 47 segundos y aquel fin de semana se le dio por hacer 50´s… casi me muero. El sábado entrenaremos a ver si nos resarcimos del fin de semana anterior y volvemos a los tiempos de principios de agosto y el domingo a competir, a correr en serio. Pablito va a tener la suerte de que le vengan a ver sus primos mayores y esto le hará salir motivado y enchufado. Ojala tenga un buen día, disfrutaremos todos (que ya lo vamos mereciendo) y disfrutará él, que tengo muchas ganas de volver a verle la cara del 5º puesto de entrenamientos de Ourense. Eso era Felicidad. Y eso es lo que le deseo en las carreras y en la vida.

1 comentario:

blog-alv06 dijo...

Simplemente muchísima suerte.
Un abrazo.