jueves, 30 de agosto de 2007

Reflexión

Este fin de semana iremos a Mosteiro (www.circuitovaldosalnes.com) a entrenar la prueba del día 9 de septiembre valedera para el Campeonato Gallego de Karting. Allí nos encontraremos con varios compañeros del campeonato, seguro que irá Paula, Javi y compañía. Es un circuito en el que me gusta entrenar porque creo que es muy técnico, con gran importancia de la trazada, zonas rápidas y zonas en las que el piloto puede pensar, zonas con alternativas y zonas delicadas.

El otro día alguien al que tengo en gran consideración por su conocimiento de este deporte (aunque él lo practique como hobby) y para mi una de las voces más representativas y a tener en cuenta para cualquier proyecto interesante de karting en Galicia, me decía que mi “crónica” sobre la carrera de Sanxenxo tenía “el olor de la derrota”. Por circunstancias no pude contestarle con la claridad que creo que me caracteriza y al final me dio pena porque me vi como uno más y la sensación que me quedó es que no me conoce bien o el que no se conoce soy yo. Evidentemente soy uno más, pero yo lo definiría mejor como que “a lo mejor seré uno más”. Me explico. Evidentemente a mi me apetece que Pablito gane carreras (¿quién no?), pero a mi lo que más me preocupa es el camino que hay que seguir para que Pablo gane carreras. Mi hijo nunca llegará a la Fórmula 1, lo sabemos, aunque que conste que yo no se lo digo ni le quito la ilusión, que es la misma que puede tener otro por ser bombero, médico o astronauta y que tampoco lo serán. De hecho nadie apostaría un euro a que un piloto gallego de karting llegará algún día a la F-1, ¿o sí? El camino que tenemos que recorrer para tener opciones en este deporte es el trabajo, el esfuerzo, la dedicación, la ilusión y medios.

Trabajar hemos trabajado este año como jabatos. Durante este año (desde enero 07) hemos realizado unas 25 salidas en total, de 35 semanas que llevamos, no está nada mal. Esto significa que hemos estado un 75% de nuestros fines de semana subidos en el kart (y no cuento muchas visitas a Santa Comba, a Hobby Kart).

Esfuerzo han sido las jornadas con más de 100 vueltas al circuito de Serra de Outes en una tarde, sin contar las que dio en sentido contrario ese mismo día, esfuerzo ha sido estar metido en una pista con 7 años y sin tener ni idea de que iba eso de un circuito de karts en pleno enero con varios ICCs, seniors y demás aparatos que si a mi me impresionan desde el muro, a él verlos en pista tiene que darle miedo. También, que duda cabe, ha tenido jornadas de vaguedad, ¿pero quién no las ha tenido en su vida?

Dedicación es pensar todo el día en el kart, en los coches de rallyes, dedicación es tener un hermano pequeño que sólo sabe pensar en karts y cuando lo ve delante del ordenador hasta que le pone youtube con videos de karts no para, dedicación es levantarse a las 7 de la mañana con 7 años para ir a ver el Rallye de Ferrol y al día siguiente a la misma hora para ir a Sanxenxo a correr.




Ilusión es cuando haces 5º en un entrenamiento oficial en un circuito que no has corrido nunca saltar de alegría, como cuando en los entrenamientos de Val do Salnés le dieron una copa o en Serra hizo la carrera del año. Ilusión es cuando se está recogiendo el material o cuando ha terminado la carrera de Sanxenxo pedirme permiso para dar otras vueltas al circuito. Ilusión es lo que él tiene por hacerlo bien, por hacer un buen resultado. Por este motivo, nada más, por ver esa cara, yo quiero que gane una carrera. El que tenga un hijo sabe a que cara me refiero, a esa que a los padres nos hace emocionarnos por ellos. El otro día le dije a David Costas, después de que Paulinha ganase la pre-final de Sanxenxo, que no se acostumbrase, que le aseguraba que no iba a tener otra más bonita que esa (a lo mejor una de un Campeonato más importante), pero que si te acostumbras, después sólo viene la decepción.

Los medios. Pues evidentemente pongo todos los que tengo a mi alcance para darle a mi hijo el mejor material. Pero también digo una cosa, igual que tengo claro que tenemos la suerte de estar en el mejor (en el más amplio sentido de la palabra) equipo de karting que hay en Galicia actualmente, no me olvido de nuestra humildad y del esfuerzo que nos cuesta a mi mujer y a mi esta aventura. Como a casi todo el mundo, desde luego, pero nosotros tenemos dos limitaciones y son que de mecánica no tengo ni idea (aprendí como se cambia una bujía este año, y aún no he cambiado la primera) y que somos unos currantillos (como dice Presssa) con un objetivo claro: la felicidad de nuestros hijos. Por este motivo, sino disfrutas y no te esfuerzas, se cierra el grifo. Eso está claro.



El olor de la derrota puede estar en mi texto, pero no en mi ánimo. Mi percepción de la carrera fue bien distinta: es la primera vez que corría en mojado (sólo había entrenado una vez en Viana hace 7 meses) y acabó la carrera sin mayores contratiempos, es cierto que sin pelear por nada, pero tampoco estaba en condiciones de pelear por nada. Respecto a la segunda, a pesar de salir como salió, con vuelta perdida y de último sin saber que habían dado la salida, le recuperó la vuelta a la mitad de los participantes consiguiendo la 5ª mejor vuelta en carrera. A mi me pareció un carrerón. Y a él también, y eso es lo importante.

Respecto a los entrenamientos de este fin de semana vamos con muchas ganas porque las últimas veces hemos hecho unos tiempos alentadores, haciendo cronos cercanos al grupo de cabeza y mejorando notablemente los tiempos hechos en la carrera de abril. Además, probablemente, tengamos la ayuda en forma de enseñanzas de un gran piloto ídolo de Pablito, que le enseñará y motivará. Nos espera un bonito y caluroso día de entrenamientos.

(Perdón por el tostón)

2 comentarios:

DCR dijo...

AMIGO DERROTA, NO LO CREO OJALA HUBIERA MUCHAS FAMILIAS COMO LA TUYA EN ESTE DEPORTE OTRO GALLO CANTARIA SIGUE ASI

blog-alv06 dijo...

Me gustó el tostón, si señor. La verdad, me quedo con la sensación de que lo escrito no es más que un resumen de lo que es patineteteam desde que yo lo conozco, desde que lo vi nacer en el fotolog y hasta donde llegó en blogspot.

Si bien es cierto que el texto anterior tenía cierto aire derrotista, no creo que sea, x lo que te conozco, tu intención para nada en vuestro deporte. En el anterior queda descrito todo, si hubiera tanta gente como tu y como Pablito todo sería perfecto en el automovilismo gallego a vuestro nivel. Por eso, y lo único que quería contestar a tu "reflexión", como titulas el texto, es que no cambies nada de tiempo, dedicación a el sueño que tu hijo está viviendo desde hace un tiempo, porque piensa una cosa, si son pocos los que trabajan tanto como tu, como Pablo, para que todo salga bien, si son tan pocos los "perfectos" de ese deporte, son pocos, y curiosamente los mismos, los que llegarán a algo.

Nunca descartes nada, quizás si llegue a algo, no será un Fernando Alonso en Fórmula 1... pero... ¿y si es un Pablo Torres en fórmula Renault o GP2?

Un abrazo!